WABI-SABI, la belleza de la imperfección por Haiku-Futon

Wabi-Sabi, la belleza de la imperfección

Han sido sin duda los japoneses quienes se han visto más interesados por este peculiar sentido de la belleza asociado a la imperfección hasta interiorizarlo con naturalidad en su cosmovisión.
En occidente en cambio la imperfección está asociada a un sentimiento negativo. En nuestra cultura la excelencia se asienta en la perfección

Al parecer el uso del término y su significado se desarrolló en el ámbito de la ceremonia del té, en ella se usaban tazas y objetos escogidos meticulosamente. Cada uno de
ellos debían contribuir mediante su tacto, su contemplación y sus cualidades sensibles a conducir a los participantes de la ceremonia a un elevado estado espiritual. Su forma, sus colores de infinitos matices, las pequeñas irregularidades o las delicadas grietas
eran observados cuidadosamente por cada invitado que se abstraía concentrándose en el pequeño universo de cada taza que no era sino reflejo de aquel en que habitamos.
Con la práctica se desarrolló un alto grado de refinamiento y una capacidad sensible hacia las cosas “pequeñas”, en especial a aquellas que ofrecía la naturaleza, de una sutileza hasta entonces desconocida.

WABI-SABI, la belleza de la imperfección por Haiku-Futon
WABI-SABI, la belleza de la imperfección por Haiku-Futon

Pronto este sentimiento de la belleza austera, este gusto por las cosas sencillas, de la toma de conciencia del paso del tiempo, este placer por la observación de las lecciones de la naturaleza, se extendió hacia todas las artes en general.

En el Wabi-Sabi la grandeza existe en los detalles pequeños, cosas tan sutiles que resultan invisibles para la mirada ordinaria.
El Wabi-Sabi incorpora el tiempo en los objetos. El tiempo vivido deja una huella bella en las cosas al darles una historia, un relato.
Las cosas Wabi-Sabi están hechas de materiales que son visiblemente vulnerables a los efectos del tiempo y del trato humano. Registran el sol, el viento, la lluvia, el calor y el frío en un lenguaje de decoloración, óxido, manchas, torsión, contracción, marchitamiento y grietas. Sus muescas, rozaduras, arañazos, abolladuras, desconchados y otras formas de desgaste son testimonio de su uso y abuso.

WABI-SABI, la belleza de la imperfección por Haiku-Futon
WABI-SABI, la belleza de la imperfección por Haiku-Futon

Las cosas Wabi-Sabi son indiferentes al buen gusto convencional. Como resultado, las cosas Wabi-Sabi a menudo parecen raras, irregulares, imperfectas o lo que mucha gente considera feas. Son ricas en texturas, en sensaciones táctiles y tienen una cualidad vaga, desdibujada o atenuada, tal como les pasa a las cosas cuando se acercan a la nada. La simplicidad está en la esencia de las cosas wabi-sabi. La nada, obviamente, es la simplicidad máxima.

WABI-SABI, la belleza de la imperfección por Haiku-Futon
WABI-SABI, la belleza de la imperfección por Haiku-Futon

En Occidente hemos sido entrenados para buscar la perfección, tratamos de eliminar los fallos y pretendemos conquistar la perfección. Asociamos la imperfección a un sentimiento negativo. Sin embargo, la belleza muere en la perfección. Desde ella no hay posible evolución. La imperfección sin embargo está llena de vida, es exactamente la huella que la vida va dejando en las cosas y como tal, está llena de historias de pasiones y emociones que le confieren calor y carácter.

Una grieta en la madera nos cuenta la historia de una helada que en su momento la atravesó y la transformo, un nudo nos habla de un momento donde empezó a ramificarse. Una veta abierta expresa la alegría de crecer en la luz, la expansión de la vida en el árbol. Un cambio de color expresa la luz absorbida, unas formas curvas el efecto del viento. Todas las historias son interesantes y bellas precisamente por eso porque han sido vividas, porque están abiertas porque tienen un camino recorrido y otro por recorrer.

WABI-SABI, la belleza de la imperfección por Haiku-Futon
WABI-SABI, la belleza de la imperfección por Haiku-Futon
WABI-SABI, la belleza de la imperfección por Haiku-Futon
WABI-SABI, la belleza de la imperfección por Haiku-Futon

Acumular vida y el deterioro que ella conlleva, y encontrar la belleza en ello tiene en si una sabiduría profunda que en Occidente a menudo olvidamos. Culturalmente hemos perdido eslabones de valores que nos dejan incompletos.

El concepto Wabi-Sabi que nos enseñan los japoneses es recuperar el amor por lo sencillo, por las cosas como son, por lo natural, es admitir que todos estamos aquí de paso y nos vamos transformando para acabar siendo nada, y que todos y cada uno de los pasos hacia esa nadidad son bellos. Es admitir el ciclo de la vida que crece y decrece respondiendo a leyes naturales que encierran armonía. Es dejar de ver defectos para pasar a ver el efecto que el tiempo ofrece a las cosas y es sin duda liberador.

En los objetos hay también toda una trayectoria que se forma con los usos y abusos que de ellos hacemos, cuando utilizamos los objetos estos van sufriendo el deterioro del uso y ese deterioro lejos de ser una imperfección para los japoneses es una virtud, les da vida propia les aporta historia personal y por tanto riqueza.

En Haiku-Futon aprendemos de esta mirada y buscamos que todos los objetos creados sean apreciados en todos los momentos de su evolución con sus características particulares.
Elegimos los momentos adecuados para cortar la madera y esperamos el tiempo adecuado para realizar bien su secado, esto nos asegura una buena salud de todas las piezas con las que trabajamos, pero no desechamos zonas que tengan cambios de coloración o ciertas irregularidades propias de cada una como pueden ser sus nudos o pequeñas grietas porque creemos que es un error común tratar de buscar la belleza en una perfección que desecha los rasgos particulares.

La madera es un material que puede vivir muchísimos años, y todos sus cambios se van realizando de una forma muy suave y progresiva. La luz y el aire la van oscureciendo y secando, pero su belleza no disminuye por ello. Nos gusta que todos nuestros muebles tengan esa belleza particular del Wabi-Sabi la que nos ayuda a apreciar todas sus particularidades, y todos los cambios que el paso del tiempo ejerce sobre ellos. Las cosas Wabi-Sabi son emocionalmente cálidas, por eso rodearnos de ellas nos aporta paz y tranquilidad, la necesaria para poder apreciar toda la riqueza de sus detalles que encierran todas sus historias.

Sabéis que vuestras opiniones, sugerencias y experiencias son muy valiosas para nosotros, podéis utilizar este espacio para compartirlas.

Autorizamos la utilización de este artículo, sólo si se publica su origen.
Creado y publicado por Haiku-Futon®

https://www.haiku-futon.com/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *