Uncategorized

Barniz ecológico frente a barniz convencional

En Haiku-Futon apostamos por los productos ecológicos y por todas las empresas que compartan nuestras inquietudes y se acerquen lo más posible al sistema de gestión cradle to cradle como modelo de sostenibilidad.
La aplicación de un acabado ecológico a toda la madera que fabricamos es sin duda un buen ejemplo de ello.

El concepto de “acabado” de la madera consiste en un proceso de protección y embellecimiento por medio de recubrimientos y protectores superficiales. Este acabado puede hacerse con barnices convencionales o con barnices ecológicos.
En Haiku-Futon todos los productos de madera que fabricamos: como las camas, mesillas, convertibles, literas y mesas llevan un acabado con aceites vegetales y cera.

Queremos explicar aquí cuales son las ventajas e inconvenientes de unos y otros.

Es importante analizar y entender primero la propia naturaleza de la madera para comprender mejor sus necesidades a la hora de protegerla. La madera es un material higroscópico que absorbe y desprende humedad, y por tanto presenta a veces contracciones y dilataciones según el medio higrotérmico en que se encuentre. Así la contracción, producida por la pérdida de humedad, lo que se llama el  “juego” de la madera exige de los recubrimientos la máxima elasticidad, para evitar que se rompan y cuarteen

Los barnices convencionales

A pesar de ser los más resistentes de estos revestimientos, son de corta vida, ya que la película que forman, es vulnerable a los rayos UV que la deteriora y la hace perder elasticidad progresivamente volviéndola frágil y quebradiza, de forma que al perder la elasticidad suficiente para mantener el juego de la madera acaban por hacerla saltar. Por otro lado esta película forma una barrera impermeable a poro cerrado que no deja transpirar el vapor de agua de la madera que queda bloqueado precisamente en la zona de contacto con la película. El mantenimiento de estos barnices es costoso ya que para aplicar una nueva capa de barniz es necesario retirar totalmente la capa anterior por medio de decapados.

Es importante conocer también que los barnices convencionales contienen compuestos orgánicos volátiles (COV) que pueden tener efectos nocivos sobre el medio ambiente y la salud.

Los barnices ecológicos

están compuestos  por materias primas de origen vegetal y/o mineral que no contaminan ni en su producción ni en su aplicación y que garantizan la ausencia de sustancias tóxicas.

Según un estudio encargado por la marca de pinturas Keim/Livos  a la Ingeniería Trischler&Partner de Friburgo los impactos ambientales de un barniz ecológico en un periodo de 50 años son “notablemente inferiores” a los de un barniz convencional.

Otra ventaja de los barnices ecológicos es que son ignífugos y debido a su composición mineral no desprenden gases tóxicos en caso de incendio. En cuanto a su mantenimiento requieren muchas menos intervenciones que los productos plásticos ya que aguantan más tiempo en buen estado y no necesitan decapado únicamente la aplicación de lija y una nueva aplicación de ellos. Los aceites penetran en la madera hasta su saturación y así al no formarse ninguna película sobre ella permite el juego de la madera sin que haya nada que se rompa. Al quedar el poro abierto la madera respira y el vapor de agua de la madera no queda bloqueado.

Otra característica importante de los barnices ecológicos es la de resaltar la belleza natural de la madera ofreciéndole una protección contra los rayos UV. Son también hidrófugos por lo que repelen el agua y ofrecen así una protección contra los agentes biológicos.

Barniz y Salud

La mayoría de las personas desconocen que las fumarolas de los barnices son perjudiciales. Lo peor es lo que no se ve lo que nos afecta a lo largo de los años tras la pequeña exposición cotidiana. Los COV pueden causar irritaciones, alergias y diferentes tipos de intoxicaciones cuando hay accidentes e inhalaciones peligrosas.

La característica común a todos los barnices ecológicos es que no tienen disolventes y son estos los que al evaporarse pueden liberar compuestos orgánicos volátiles COV, los cuales son altamente contaminantes y afectan a la capa de ozono.

En Haiku-Futon hemos elegido los productos Livos para el barniz natural de todos los muebles de fabricación propia por ser una de las firmas más prestigiosas del sector “Bio”

Livos Química Vegetal

Fabrica Livos

Fabrica Livos

Fundada en 1974 con el propósito de investigar y desarrollar pinturas a partir de sustancias de origen natural, renovables, biodegradables e inocuas. Desde sus inicios su trabajo se basa en un compromiso profundo con el ser humano y el medio ambiente. Tras más de 30 años abriendo camino, Livos está considerado como un modelo industrial de desarrollo sostenible. Su investigación pionera e innovadora en el desarrollo de aplicaciones basadas en la química vegetal han abierto una línea hacia el futuro.

Emplean aproximadamente 150 sustancias diferentes: materias primas renovables como aceites y resinas vegetales, ceras y plantas tintoreras. Muchas de estas sustancias las cultivan y producen en las cercanías de las fábricas acortando así el gasto de la cadena de producción. Los restos de fabricación se reutilizan como por ejemplo las cascaras de las semillas de lino en la fabricación de productos para el cuidado del cabello, consiguiendo así un proceso en el que los residuos se supraciclan convirtiéndose en algo mejor.

En Haiku-Futon apostamos por los productos ecológicos y por todas las empresas que compartan nuestras inquietudes y se acerquen lo más posible al sistema de gestión cradle to cradle como modelo de sostenibilidad. La aplicación de un acabado ecológico a toda la madera que fabricamos es sin duda un buen ejemplo de ello.

Latex: Diferencias entre Dunlop y Talalay

Haiku-Futon prefiere en sus colchones de látex el sistema Dunlop para conseguir un látex totalmente natural que pueda ser avalado por el certificado ECO que asegura una composición de un 98% de látex natural, y un 2% de cenizas. Este test mide la cantidad de productos sintéticos y componentes peligrosos en la proceso de producción y asegura que hay un 0% de sustancias químicas.

Hay dos sistemas o fórmulas diferentes de fabricar el látex que son el Dunlop y Talalay , ambos tienen algunas características diferentes como podrá leer en el siguiente artículo. Es importante saber que estos dos procesos se pueden hacer tanto con látex sintético como con látex natural, por lo que para compararlos debemos partir del mismo tipo de látex.

Haiku-Futon ha elegido el sistema Dunlop por ser el único que puede garantizar un látex 100% natural avalado por un certificado tan exigente como es el test alemán ECO Certificado ECO-UMWELTINSTITUT GMBH que asegura que no hay ningún componente químico al final del proceso. Ver certificado.

De los dos procesos de fabricación de látex, Dunlop es el que se considera el proceso más natural por ser más sencillo, tener un gasto energético menor en su producción y asegurar un producto final con 0% de sustancias químicas.

Diferencias entre Dunlop y Talalay:

1.- la primera diferencia es, como se mezcla el látex con el aire y como la mezcla se vulcaniza:

  • a.- en el proceso Dunlop se mezcla aire comprimido con el látex, esto hace posible controlar la cantidad de aire que va dentro produciendo los niveles de firmeza que se deseen. Se vulcaniza y se enfría luego naturalmente. Las células del látex quedan con la configuración de los copos de nieve y da un resultado de soporte mas firme y de mayor resistencia y densidad.
  • b.- en el proceso Talalay se crea un efecto de vacío, aspirando el aire que ha quedado en el interior del molde y se congela antes de la vulcanización. Al aspirarse el aire las células del látex se estiran y esto da un resultado de un soporte mas suave o blando con una adaptabilidad mayor.

2.- en ambos procesos se añaden preservadores y aceleradores en la fase de la composición. Sin embargo no se añade nada químico en la fase de vulcanizado.

  • a.- en el sistema Dunlop los preservadores y aceleradores son eliminados en el proceso de lavado quedando al final un látex 100% natural.
  • b.- en el proceso Talalay se añaden además otros elementos químicos antes de la congelación que no se puede garantizar que queden eliminados en el proceso de lavado.

Los fabricantes del sistema Talalay consideran que se consigue un producto más consistente que con el sistema Dunlop, sin embargo el sistema Dunlop tiene una experiencia más larga y los colchones Dunlop tienen el record de duración por encima de los 30 años. Los colchones Dunlop son más resistentes y de mayor firmeza teniendo una densidad más alta al utilizar más cantidad de látex. Los colchones Talalay son más suaves y más ligeros, tienen una densidad menor y una adaptabilidad mayor por lo que a menudo se utilizan como topper.

Haiku-Futon prefiere en sus colchones de látex el sistema Dunlop para conseguir un látex totalmente natural que pueda ser avalado por el certificado ECO que asegura una composición de un 98% de látex natural, y un 2% de cenizas. Este test mide la cantidad de productos sintéticos y componentes peligrosos en la proceso de producción y asegura que hay un 0% de sustancias químicas.
 

Autorizamos la utilización de este artículo, sólo si se publica y enlaza su origen.

  • www.haiku-futon.com/

 

Colchón natural: Algodón y Látex

En Haiku-Futon ponemos todo el cuidado al hacer colchones naturales que permiten que descanses de acuerdo a las últimas recomendaciones ortopédicas. Fabricamos los colchones de forma que creen un microclima en tu cama y no sientas ni frío ni calor.

Utilizamos solo materias primas renovables y tenemos una profunda ética social y medioambiental que nos hace ser muy responsables en los procesos de manufacturación. Nuestro objetivo es usar materiales naturales para producir colchones de calidad y productos de cama que sean sanos y confortables.

Queremos conseguir que realmente duermas bien. Decir que se “descansa confortablemente” es más que la descripción de una sensación agradable. La sensación de que todo encaja y nada estorba. Este estado de confort solo se consigue si tu colchón está perfectamente alineado con tu cuerpo. El colchón necesita amoldarse a tu cuerpo, cuando el cuerpo y el colchón encajan perfectamente tu columna es capaz de descansar en su posición natural dejando que los discos queden libres de tensiones y presiones. En este estado tus discos pueden regenerarse a la noche con éxito.

Alineación Cuerpo – Colchón

La alineación óptima del cuerpo y el colchón tiene también otras ventajas: debido a la distribución equilibrada del peso del cuerpo experimentarás una presión directa menor en las caderas u hombros. La ausencia de presión sobre el cuerpo permite la relajación de la musculatura posterior y al mismo tiempo todo el cuerpo se mantiene soportado de forma que los movimientos naturales del cuerpo durante el sueño no se impiden.

Los colchones de látex 100% natural ofrecen los beneficios del insuperable punto de elasticidad. Esta cualidad única de este excelente material natural asegura que el látex natural puede recoger la huella del contorno del cuerpo de forma óptima permitiendo aún el libre movimiento. En esto el colchón de látex natural es muy superior a los colchones hechos con bases de viscosa o espumas sintéticas.

El algodón es el material natural que ofrece la mejor regulación térmica y por eso lo utilizamos en la parte exterior de los colchones donde mantiene contacto con nuestra piel. Lo usamos en capas de mayor o menor grosor combinándolas con un núcleo de látex también de diferentes grosores, consiguiendo así el futon de látex 5 compuesto de un núcleo de látex de 5cm recubierto por dos unas capas de algodón de 4 cm arriba y abajo y el futon de látex 10 que tiene un núcleo de 10 cm de látex recubierto por una capa fina de 2cm de algodón arriba y abajo.

Futón mixto, colchón de algodón y látex

Los futones mixtos de algodón y látex son una buena opción que nos permiten beneficiarnos de las cualidades de los dos materiales consiguiendo un soporte que tiene flexibilidad, una buena regulación térmica y una perfecta adaptabilidad.

El microclima de tu cama es un factor decisivo para sentirte a gusto en la cama y estando cómodo tener un buen sueño. Este microclima está determinado por la habilidad de tu colchón para absorber la humedad. Durante el sueño perdemos 750ml de humedad, aproximadamente lo que contiene una botella de agua mineral. Esta humedad se evapora a través de la piel como un gas y necesita ser absorbida por los elementos de la cama antes de condensarse y volver a la piel como líquido, por ejemplo antes de comenzar a sudar. Sudando causas que el cuerpo se enfríe y cualquier gota en la temperatura del cuerpo durante el sueño causará que te despiertes. Hemos conseguido que nuestros colchones tengan propiedades de regulación de la temperatura usando algodón puro para las zonas exteriores en los futones mixtos y fundas acolchadas de algodón orgánico para los colchones de látex. El algodón es capaz de absorber naturalmente y atrapar la humedad. En este sentido es un material muy superior a los materiales sintéticos como el poliéster.

Látex natural en los colchones y futones mixtos

El látex natural usado en el corazón de nuestros colchones tiene una estructura de poro abierto, lo que significa que tiene pequeños conductos verticales de aire que aseguran un excelente intercambio de aire desde el interior del colchón. La acumulación de calor y la humedad se evita de este modo y se crea un microclima ideal. El resultado es un sueño confortable y agradable.

El látex 100% tiene máxima calidad: tiene un excelente punto de elasticidad que asegura una posición ortopédicamente correcta para el descanso, una estructura de poro abierta que permite una efectiva circulación del aire y es muy duradero.

El algodón puro utilizado en las capas exteriores y el algodón orgánico usado para las fundas base de los futones y de los colchones de látex así como las fundas acolchadas ajustables protectoras consiguen una regulación térmica óptima.

Colchones electro-biológicamente neutros

No usamos ninguna parte de metal en nuestros colchones como los muelles. Esto es por lo que nuestros colchones son electro-biológicamente neutros. Los muelles de metal en los colchones no solo interfieren con los campos electromagnéticos sino que incluso pueden crear los propios. Estos campos pueden impactar negativamente en tu sistema inmunológico dejando a tu cuerpo bajo un estrés permanente. Incluso pequeños campos electromagnéticos pueden interferir con los altos procesos sensitivos en tu cerebro que trabaja con bajos impulsos eléctricos. Si estás continuamente expuesto a estos campos puedes tener problemas de insomnio, dolores de cabeza, tensiones e incluso sudores a la noche. Los colchones con metales son parecidos a antenas: si el colchón está colocado cerca de un equipo electrónico este no solo puede conectarse al aparato sino que puede también difundir el voltaje a través del colchón. Esto esencialmente convierte tu colchón en una antena. Hay investigaciones que muestran que el nivel de voltaje medido en los colchones de muelles es a menudo más que demasiado alto. Bajo estas circunstancias de “alta carga” para el cuerpo resulta imposible relajarse de verdad. Rechazamos el uso de metal en nuestros colchones porque creemos que tienes derecho a dormir relajada y saludablemente.

Otras ventajas de los Colchones Naturales de Algodón y Látex

La grandeza de los colchones naturales no es solo que son excelentes para tener un buen descanso sano sino que también son “sanos” para nuestro medioambiente. Mirándolo únicamente desde una perspectiva medioambiental un colchón de látex natural 100% y los colchones de algodón y mixtos de algodón y látex son una elección responsable.

Comparado con colchones hechos de espumas sintéticas derivadas del petróleo el látex 100% natural tiene las siguientes ventajas: están hechos de goma de caucho natural, una fuente renovable, que se recolecta de forma medioambientalmente sostenible. La energía usada para hacer un colchón de látex natural es solo el 10% de la necesaria para hacer un colchón de espuma sintético. Además el látex natural está libre de CFCs y disolventes, y de pesticidas sospechosos de ser cancerígenos.

Otro argumento crucial para el látex 100% natural es el hecho de ser una fuente renovable de la mejor calidad. El látex natural se recolecta de las plantaciones de árboles de caucho. Estos árboles absorben el CO2 y producen oxígeno, que todos necesitamos para respirar. Se produce así también un efecto colateral creando trabajo y suministrando madera al lugar. Todo en una genuina situación en la que se gana por todos los lados.

Por todo ello creemos que la combinación de los materiales de algodón puro y látex 100% nos permite la creación de colchones naturales de máxima calidad que además de ser sanos y confortables son respetuosos con el medio ambiente.

La cama de matrimonio

La cama de matrimonio y sus medidas

Compartir cama resulta una experiencia siempre emocionante, llega con frecuencia un momento en la vida en que suele ser habitual el pasar de una cama individual a una cama doble, es el momento en que uno empieza a compartir proyectos, sueños y pieles y la cama acoge todos esos misterios.

En esta etapa en la que uno se despliega en dos en el espacio de la cama la medida es importante, en un principio en un cuarto juvenil la cama de 140 parece la mejor opción, es una medida buena tanto para cuando se está solo como cuando se está acompañado. En Haiku-Futon ofrecemos una línea de somieres de madera básicos donde las medidas se ajustan para poder utilizar las camas de matrimonio o camas dobles en los espacios más pequeños. Es una línea pensada para nuestros clientes más jóvenes donde se puede empezar desde lo más elemental y se deja abierta la opción de añadir elementos como cabezales o cajones si la experiencia los requiere.

Cuando el espacio no es tanto un problema y el dormir con alguien se hace cada vez más habitual se tiende a utilizar la medida de 150 y 160 en la que el hecho de dormir resulta más cómodo. La medida de cama doble o cama de matrimonio que más se utiliza en nuestro país es la de 150, sin embargo en el resto de Europa esta medida no existe y la oferta pasa de 140 a 160. Por contagio poco a poco esta medida va ganado terreno y cada vez la utilizamos más también aquí. Estas camas pueden llevar cabezal de madera o pueden estar también sin él.

Cuando el amor nos multiplica y los niños se nos pegan a la piel la cama parece pequeña y uno siente la tentación de dormir a lo grande y sueña con espacios de 180 y hasta 200. Desde luego es tentador y en muchos momentos una buenísima opción, pero no siempre. Muchos clientes que la experimentan comentan también que pronto añoran el espacio más recogido e íntimo que ofrece una cama de 160,150 ó 140.

¿Cama de matrimonio con tatamis?

La cama de tatamis tienen una belleza especial y ofrecen un ambiente diferente.

El tatami hecho de paja prensada resulta una superficie ideal para ser vivida también como suelo por eso estas bases invitan a tener un espacio al estilo japonés donde el colchón o futon se recoge durante el día y permite que el suelo de tatamis se utilice para otras actividades.

Dentro de estas camas hay diferentes opciones

La primera opción y más básica es colocar los tatamis directamente en el suelo, y conseguir una superficie de cama de140-160-180-210 o más. Si se utilizan en el suelo lo adecuado es recoger al estilo japonés los futones durante el día dejándolos doblados tipo sofá para que ambos, futon y tatami se aireen bien, recomendamos los futones de látex 5 o finos + látex en estos casos por su flexibilidad y ligereza.

Si solo queremos recoger los futones de vez en cuando o incluso nunca recomendamos elevar los tatamis del suelo para facilitar su aireación así la segunda opción es colocar un somier básico de tatamis estos se hacen en las medidas de los tatamis 70,80 y 90.Uniendo 2 o 3 se pueden conseguir todas las medidas.

Una tercera opción es colocar los tatamis sobre el somier de una cama de madera preparada para ello. (Ver camas tatami) Lo normal en estos casos es colocar un colchón o futon más pequeño que el espacio de tatamis así en las camas de 180 se puede colocar uno de 140-150 y en las de 210 se puede poner uno de 150-160 y hasta 180.

En estos casos es posible utilizar también el futon de látex 10 o el colchón de látex de 15cm pero después de utilizar el tatami durante años en distintos lugares podemos afirmar que es un material único para realizar cualquier trabajo corporal, como estiramientos, yoga, masaje, shiatsu, relajación etc. por lo que nos parece más adecuado dejar abierta la posibilidad de recoger el futon y vivir el suelo de tatami.

Vivir con Madera, Cuidados de la madera, con Aceites y Ceras naturales.

Vivir con Madera, cómo cuidarla, alimentándola con Aceites y Ceras naturales

La Madera es el único material que cumple la doble función de almacenar el CO2 previamente absorbido por los árboles y al mismo tiempo reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera. A lo largo de su ciclo de vida la madera apenas consume energía, por ello es un material con un enorme potencial de futuro

La industria de la madera supone un maravilloso ejemplo de sostenibilidad y cuidado del entorno, por eso poco a poco este material va ganando terreno en los hogares, nos vamos rodeando de ella, vivimos con ella, y nuestro entorno se va tiñendo de verde.

Utilizar los recursos locales es una practica indiscutible de sostenibilidad, diseñar los productos para su durabilidad también lo es, por eso en Haiku-Futon elegimos para nuestras camas y muebles la madera local de bosques cercanos y tenemos especial cuidado en dar los mejores acabados a nuestros muebles porque sabemos que la madera es un material noble que si se cuida bien nos acompañara toda la vida.

Cuidado de la madera con aceites y ceras:

Todas las camas y muebles fabricados en Haiku-Futon que se barnizan en el color natural de la madera reciben un tratamiento con aceites y ceras a partir de sustancias de origen natural, renovables, biodegradables e inocuas. Hemos elegido los productos de la casa Livos porque comparten nuestra filosofía y tras más de 30 años abriendo camino, está considerada un modelo industrial de desarrollo sostenible. Su investigación pionera e innovadora en el desarrollo de aplicaciones basadas en la Química Vegetal ha abierto una línea de futuro. Emplea aproximadamente 150 sustancias diferentes que son materias primas renovables, muchas de ellas cultivadas y producidas en las cercanías de la fábrica, como el lino con el que se hace el aceite de linaza.

El aceite de barniz ecológico cuida y embellece la madera respetando al máximo el aspecto natural de sus vetas. Ver nuestros acabados de barnices naturales.

La madera tratada con aceites ecológicos recupera su equilibrio natural y sus cualidades originarias de brillos, textura y color. Mediante el tratamiento con aceite, se corrige la tendencia de la madera al desecamiento y agrietamiento, a la vez que se favorece la recuperación de los aceites naturales que la madera pierde con el tiempo.

Los aceites penetran profundamente en la madera a poro abierto, sin formar película, lo que permite que la madera respire y se mantenga siempre el equilibrio entre la humedad propia de la madera y la del medio que le rodea.

El mantenimiento de los muebles tratados con aceites y ceras naturales es rápido y sencillo. En líneas generales no precisa de intervenciones frecuentes.
Para realizar un buen mantenimiento de la madera es recomendable renovar la aplicación del producto una vez al año. Si son muebles que están en el exterior se puede aplicar una mano de aceite y cera, para los muebles que están en el interior basta con aplicar la cera.

La contaminación que producen los barnices fabricados de forma convencional es muy extensa al utilizar productos químicos sintéticos y compuestos orgánicos volátiles que desprenden gases tóxicos, formando una película que no permite la respiración de la madera y hacen que se cargue con electricidad estática. Por eso  si queremos cuidar bien la madera es importante evitarlos, la madera debe quedar con el poro abierto para respirar bien y mostrar toda la belleza de sus vetas.

Vivir con Madera es vivir con calidez y rodearnos de ella contribuye a restaurar también la salud ambiental recuperando un recurso natural que crea belleza en nuestros hogares y en nuestro entorno al cubrirlo de bosques verdes.

Autorizamos la utilización de este artículo, sólo si se publica su origen.
Creado y publicado por Haiku-Futon®

http://www.haiku-futon.com/

Vivir con Madera, cómo cuidarla, alimentándola con Aceites y Ceras naturales en formato PDF Descargar artículo: Como cuidar la madera, con Aceites y Ceras naturales. En formato PDF

La cultura del vacío, la estética japonesa y su influencia en occidente.

A los japoneses les gusta mucho contemplar la naturaleza, apreciar los detalles y observar con atención como si miraras las cosas por primera vez. Hay que vaciarse para llegar a la conexión, se trata de valorar cada instante como algo nuevo y único. Tienen una estética creativa que es mejor cuanto mayor es el vínculo con la naturaleza. Tienen el “lujo” de una armonía cercana a la naturaleza.

En todo el arte y estética japonesa se aprecia siempre la poderosa influencia del budismo zen en el que la idea central es el vacío, la inmaterialidad. En el zen la forma es el vacío, el vacío es la forma. El círculo es vacío y plenitud, las cosas y el vacío entre ellas tienen el mismo valor. Cuando nos vaciamos nos llenamos del todo, reconocemos que estamos en un holograma en el cual cada punto del universo contiene a todos los otros puntos en él. La concepción zen tiene como consecuencias creativas la idea del centro vacío y una asimetría que sugiere movimiento en lo referente a la distribución del espacio. La asimetría al igual que el vacío transmite una idea de dinamismo, la idea de permitir que las energías fluyan libremente, sin trabas.

Los objetos no deben agolparse nunca sino al contrario deben crear espacios vacíos entre ellos que inviten al movimiento libre del cuerpo, que permitan a la mirada escaparse por puntos de fuga que den profundidad a la conciencia. El espacio se considera como elemento liberador, como receptáculo que nos permite llenarnos de vacío. Todos los muebles son bajos, creando una sensación de amplio volumen.

En las habitaciones japonesas los muebles deben ocupar el sitio justo y todo mueble debe tener su utilidad aunque en ocasiones esta únicamente sea la de ofrecer belleza. Todos los objetos creados están perfectamente definidos y tienen su función. Todo tiene una intención de uso. Se muestra la función a través de la forma y no hay ningún otro sentido.

El acto creativo del hombre consiste en resaltar la obra natural trabajándola lo mínimo y con gran respeto. Se trata de conservar la belleza natural y realzarla con tu propio espíritu. El valor de los materiales radica en la naturalidad, en mostrarlos tal cual son con su propia belleza natural. En la madera por ejemplo son valiosas las vetas visibles. En Japón el trabajo de la madera es muy laborioso, tanto en los muebles como en las cosas. El producto final siempre tiene una calidad, una fuerza y una duración máximas.

En Japón también se admira la belleza que nace del uso, son precisamente las muestras del uso lo que da carácter propio al objeto. Las heridas visibles de una obra de arte le reportan mayor dignidad y un rango más elevado. La madera envejecida no es bella por su apariencia sino porque tras ella hay toda una experiencia vital, como ocurre con las personas.

Para los japoneses el camino es la meta. Todo detalle ha sido objeto de una dedicación extrema, cualquier actividad denota un sentido de la ceremonia y de la belleza.

El poder de sugestión de la cultura japonesa en el arte occidental entre los s. XIX y XX es innegable, pero no fue lo extraño y exótico lo que cautivó sino la simplicidad y sensibilidad con la naturaleza lo que se extendió intelectualmente por Europa. La visión del arte japonés conducía a la profundidad de sentimientos y a la inspiración poética.

Los artistas artesanos japoneses ofrecieron un paradigma al modernismo que volvió la mirada a la naturaleza inspirándose en la fuerza de los mundos orgánicos y recuperó también la importancia del trabajo artesano frente al trabajo en serie.

El exquisito gusto por lo sencillo y su amor por el vacío influyeron profundamente en el minimalismo occidental que surgió en EEUU en la década de los 60 y buscó la reducción de las formas hasta lo elemental, buscando la emoción a través de la mínima expresión. En decoración con el minimalismo prevalece la pureza y se da una gran importancia a la amplitud de los espacios.

Fue así Miles Van den Rohe quien dirigió en 1930 la Bauhaus, escuela que estableció los principios sobre los que se basaría la nueva Arquitectura Moderna, quien acuñó las famosas frases de “ menos es más “ y “ Dios esta en los detalles” conceptos que como hemos visto pertenecen a la esencia del arte japonés.

En Haiku-Futon nos hemos querido impregnar también de esta sensibilidad que invita a crear espacios nuevos donde el vacío cobra protagonismo, donde los muebles bajos, la ausencia de objetos y la simplicidad de ellos nos dejan disfrutar de una belleza que nos aporta paz y tranquilidad. La belleza del espacio libre, la belleza del vacío, donde nada falta y nada sobra, donde cada cosa esta justamente ahí para ofrecer lo necesario, su mejor función cargada de belleza. Ese es nuestro empeño y en ello trabajamos.

En occidente nos hemos rendido ante la idea de una sociedad del bienestar y en esa búsqueda del progreso hemos perdido la medida de las cosas, hemos creído que siempre el camino sería cuanto más mejor, y una vez alcanzado lo necesario nos hemos dedicado a acumular. Sin embargo el modelo se rompe, cada vez es más fácil ver que todo lo que nos sobra no solo no nos añade nada sino que nos quita. Por eso hoy cobra especial importancia entender que realmente menos es más y trabajar en esa dirección.

Autorizamos la utilización de este artículo, sólo si se publica su origen.
Creado y publicado por Haiku-Futon®

http://www.haiku-futon.com/

Descargar artículo La cultura del vacío, en formato PDF Descargar artículo La cultura del vacío, en formato PDF

Decoración Zen, tendencias vanguardistas. El estilo Zen

De origen budista el zen alcanza su expresión definitiva en Japón a mediados del siglo XIII influyendo profundamente en la mentalidad y costumbres de la cultura tradicional japonesa. La casa tradicional japonesa se basa en los principios del zen, utilizando la madera, los tatamis y los shojis los interiores japoneses son lugares de armonía y tranquilidad.

El arte y cultura japoneses incluyen el concepto del “ma”, que consiste en colocar los objetos de modo que la distancia entre ellos se ajuste a un sentido del espacio adecuado.

Dar espacio a los objetos para que respiren conlleva que no haya un solapamiento de formas, líneas ó colores que distraiga la vista, pudiéndonos concretar más claramente en la belleza de cada pieza individual. Un interior austero, desprovisto de muebles u objetos superfluos, parece más amplio. La belleza de un objeto determinado destaca sobre un fondo neutro y despejado.

En el zen se persigue el vacío mental enfatizándose una elegancia simple que se traduce también en un vacío material en el que se descubre que menos es más.

La filosofía de vida zen llega a occidente a finales del siglo XX y se concreta en la búsqueda de la tranquilidad y la paz en medio del desorden. Esta búsqueda ha alcanzado también a la construcción de espacios, así gran parte del interiorismo contemporáneo refleja estos deseos, desde la disciplina austera del minimalismo hasta la calma ordenada del estilo moderno. El estilo zen impone armonía y equilibrio y esta marcado por la pureza estética. También hoy arquitectos y diseñadores estudian nuevas formas, empleando materiales procedentes de fuentes sostenibles y abordando la cuestión de la eficiencia energética y el uso del espacio. Se estudian las mejores orientaciones para conseguir confort térmico y se utilizan aromas sonidos de plantas, agua y fuego como potenciadores.

Aplicando los principios del zen a nuestro propio entorno, también nosotros podemos simplificar nuestro hogar, abrir espacios y dejar penetrar el máximo de luz, así como intentar eliminar el desorden para generar un ambiente más sosegado y con menos distracciones.

En Haiku-Futon nos inspiramos desde el principio en la casa japonesa para beber la esencia misma del espíritu zen en el hogar, y hemos tratado siempre de no apartarnos de él. Nuestro camino creativo persigue cada vez mas la sencillez y el vacío que nos permitan despojarnos de todo lo que produce ruido y desorden alejándonos de la experiencia directa con la belleza. La conexión con la naturaleza a través de la elección siempre de materiales naturales, la creación de ambientes de pureza estética y la funcionalidad y sencillez guían nuestros diseños. Muebles y camas bajas de madera siguen la máxima simplicidad en sus líneas de diseño. Las piezas que se eligen respetan las formas puras desnudándose al límite de lo posible para mostrar su propia belleza.

Los aspectos más esenciales que reflejan el espíritu zen en la decoración y el hogar son estos:

Espacio:

Los espacios son funcionales, sobrios, elegantes y confortables. Lo que se pretende en una casa zen es que podamos movernos libremente sin obstáculos. Para ello se limitan y seleccionan bien los objetos .Se desnudan los ambientes. El objetivo es crear un espacio que nos relaje y nos induzca a una contemplación serena, se trata e alcanzar el equilibrio espiritual a partir de desarrollar la vida cotidiana en ambientes armónicos y en contacto con la naturaleza.

Luz:

Los interiores serenos de inspiración zen aprovechan la luz natural disponible para potenciar la sensación de espacio y crear una atmósfera tranquila y relajante. La luz define los objetos. Si es intensa, realza su contorno y pone en primer plano sus detalles. Una iluminación más suave con luces indirectas crea espacios aptos para la contemplación, creando una armonía y equilibrio entre el todo y las partes.

Los materiales traslúcidos como las telas finas, papeles ó cristales filtran la luz para dar a la estancia una atmósfera más íntima, ideal para los momentos meditativos del zen. Los japoneses utilizan los paneles shojis en lugar de los tabiques para separar espacios. Así el espacio parece más abierto y la luz llega a las zonas peor iluminadas.

El cristal traslúcido y el blanco escarchado también difunden magníficamente la luz, proporcionando intimidad. Las superficies reflectantes como el acero inoxidable maximizan la luz y aportan viveza y brillo.

La luz y la sombra parecen independientes pero están estrechamente vinculados , ya que la sombra no es más que la ausencia de luz.

Color:

Se impone la pureza y tranquilidad del blanco ahondando en sus matices.

  • El blanco engaña al ojo creando una sensación visual de profundidad.
  • El blanco puro, intensifica el efecto de la luz, creando un fondo luminoso para las líneas limpias de las formas simples.
  • El blanco concha da amplitud.
  • El blanco huevo da sosiego
  • El blanco sal que tiene un matiz azulado da frescura.
  • El blanco almendra más beige da amplitud y calidez aportando personalidad.
  • Los colores neutros y suaves como los grises, linos y crudos crean también ambientes limpios y relajantes

Orden:

El zen aporta orden, nos ayuda a alcanzar un estado de calma y quietud. Una cosa ordenada inspira sensación de control sereno. Las tareas cotidianas de limpieza se simplifican si tenemos los objetos bien organizados y cada cosa tiene un lugar, dejando que todos sean accesibles y agradables a la vista. Crear un entorno sereno y armonioso supone reducir el número de objetos y elementos de la estancia para que cada uno pueda apreciarse bien por sus cualidades.

Funcionalidad:

Para que algo nos dé placer al utilizarlo, es necesario que funcione bien. La funcionalidad de cualquier objeto debe ser tan importante como su aspecto. La comodidad es importante en la funcionalidad. Un buen diseño tiene en cuenta la relación entre objeto y persona. Las formas que encajan con los contornos y se adaptan a las necesidades del ser humano poseen una belleza natural y una facilidad de uso a las que es fácil adaptarse. Todo en el hogar debe tener una utilidad, aunque solo sea la de ser agradable a la vista de quien lo contempla. El uso de materiales naturales , sintoniza perfectamente con la estética de un espacio zen.

Simplicidad:

Las cosas más simples de la vida suelen ser las que más placer nos reportan. Adoptar la filosofía del menos es más implica ser más selectivo. La simplicidad es bella. Colocar los objetos solos centra la atención en su forma, construcción y material. En un interior minimalista las paredes lisas y los suelos vacíos forman un lienzo sobre el que se proyecta la belleza de las formas simples.

Armonía:

Vivir en un entorno que ponga el énfasis en la luz, el espacio y el orden nos permitirá recuperar el equilibrio y seguir los biorritmos naturales asociados con el paso de las estaciones y los cambios en la duración del día.

Materiales:

La elección de los materiales que empleamos nos ayuda a conectar con el mundo natural. Los materiales naturales, acordes al espíritu zen trabajan en armonía con las cualidades de la luz y el espacio y poseen un encanto y una simplicidad atemporales, envejecen bien y mejoran con los años. Además de la belleza de sus colores, los materiales natural ofrecen una infinidad de texturas interesantes por eso son una aportación perfecta a un interior vació y minimalista al que añaden profundidad y calidez cumpliendo también el ideal zen de combinar belleza y funcionalidad.

Los materiales naturales se obtienen de cultivos sostenibles por lo que son respetuosos con el medio ambiente. Mostrando respeto hacia la Tierra y sus recursos también mostramos respeto hacia nosotros mismos.

En Haiku-Futon cuidamos especialmente la selección de todos los materiales con los que trabajamos para que reflejen este espíritu así tanto el algodón crudo con el que confeccionamos los futones, como la madera natural con la que fabricamos camas y mesitas y los tatamis sobre los que invitamos a vivir y descansar son un claro ejemplo de ello.

Naturaleza:

Los jardines zen reflejan un respeto por el carácter ordenado y cíclico de la naturaleza. Son lugares para la contemplación. Los rituales que conlleva su mantenimiento son un reflejo de la filosofía zen de obtener placer realizando tareas simples cotidianas. El vínculo del jardín zen con la naturaleza es sutil y reside más en sus asociaciones que en las plantas. Las piedras grandes son una característica clásica y representan las montañas en un paisaje. Las líneas curvas trazadas en la grava que las rodean representan remolinos de niebla ó quizás agua. También solemos encontrar agua asociada a la purificación fluyendo suavemente ó encalmada en un estanque. El objetivo del jardín es proporcionar una zona para la contemplación. Para mantener la mente limpia y despejada se limitan al mínimo los elementos, que a veces solo consisten en roca y grava rastrillada. Las rocas y piedras del jardín zen están parcialmente enterradas para invitarnos a mirar debajo de la superficie de lo que vemos, en referencia a la meditación y la búsqueda de un sentido más profundo

La flor como objeto de contemplación es un símbolo importante. Se considera suficiente una sola flor que permite ver su forma de manera aislada.

Meditación:

Según el zen, observar la naturaleza y vernos como parte de ella nos permite hallar paz interior y autentico reposo. Aunque no se tenga jardín, se puede crear una versión en miniatura en un patio ó incluso en el alfeizar de una ventana, utilizando los mismos elementos para crear un espacio destinado a momentos de reflexión serena.

El camino que indica el zen es el de la profundidad el que invita a ir hacia dentro, a afinar la sensibilidad hasta llegar al descubrimiento de la belleza de lo simple, hasta llegar también a esa conexión que nos permite fluir en armonía con el resto del universo.

Autorizamos la utilización de este artículo, sólo si se publica su origen.
Creado y publicado por Haiku-Futon®

http://www.haiku-futon.com/

Descargar artículo sobre Decoración Zen, tendencias vanguardistas. El estilo Zen, en formato PDF Descargar artículo sobre Decoración Zen, tendencias vanguardistas. El estilo Zen, en formato PDF

El Haiku Japones y nuestros diseños en Haiku-Futon

Haiku: sencillez y belleza natural. El Haiku Japones y nuestro trabajo en Haiku-Futon.
Nuestros diseños buscan la belleza en lo sencillo creando espacios de armonía y tranquilidad.

 

El Haiku es una forma poética que consta de tres líneas de 17 sílabas, divididas en tres unidades métricas de 5 – 7 – 5 sílabas (onji). Es la más antigua que sigue siendo activa y probablemente la más corta que existe. Es la única forma literaria japonesa que ha influido ampliamente y que consiguió una aceptación universal. Por la sencillez de los poemas, ha encontrado divulgación no solamente entre poetas sino también entre la gente común. Actualmente se escribe Haiku en todo el mundo.

El Haiku no rima. Intenta narrar la esencia de un momento donde el hombre se encuentra en contacto con la naturaleza. Crea una tensión entre elementos que contrastan entre sí, como por ejemplo movimiento e inactividad, cambio y continuidad.

El Haiku no enseña nada, no contiene significados ocultos. Son expresiones simples que producen una resonancia en el interior, crea un lugar en la mente para la imagen pura. Esta resonancia, la creación de este lugar es donde se encuentra el poder del Haiku.

Haiku es también el nombre que elegimos para nuestra empresa, porque queremos que nos guíe este mismo espíritu que nos hace dirigir la mirada hacia la naturaleza, captar su belleza y compartirla con nuestros clientes.

Desde hace 23 años Haiku-Futon se esfuerza por trabajar con elementos naturales resaltando sus propiedades. Haiku-Futon diseña, fabrica camas y sofás-camas de madera maciza, futon, futones de algodón y látex y colchones de látex 100% natural con certificado “ECO”. Nuestros muebles son para muchos años y de fácil montaje. Vendemos a través de Internet con la mejor relación calidad-precio.

Ya he descansado lo suficiente
Abro los ojos
La primavera

Haiku japones de Santoka Taneda

Autorizamos la utilización de este artículo, sólo si se publica su origen.
Creado y publicado por Haiku-Futon®

http://www.haiku-futon.com/

Descargar artículo sobre el Haiku Japonés y nuestros diseños en Haiku-Futon en formato PDF Descargar artículo sobre el Haiku Japonés y nuestros diseños en Haiku-Futon en formato PDF

Evolución de las camas y los colchones en el pasado, presente y futuro.

La cama en el pasado, presente y futuro. Evolución de las camas y colchones a lo largo de la historia y su proyección de futuro

Los hombres primitivos, al igual que algunas tribus actuales se acomodaban en lechos de hojas secas y pieles o cualquier otro material que les aislara del suelo y les diera un poco de confort. En esta época, la tribu dormía en masa sobre el colchón para combatir el frío y para sentirse más protegidos frente a los depredadores.

En el s IV a.c. los faraones egipcios descubren ya los beneficios de elevar una estructura a forma de cama. La cama egipcia tenia un rebuscado pie decorado con tallas y un simple apoyo en la zona de la cabeza. En Egipto la posición del colchón era un símbolo de la posición social así mientras el faraón colocaba su colchón en altura mediante un armazón de madera, la gente común dormía en cualquier rincón.

Más adelante los griegos primando la belleza a la comodidad, desecharon los colchones y fabricaban piezas de descanso con madera, piedra o mármol a las que acoplaban una sencilla estructura de muelles, que consistía en tiras de cuero entrelazadas y telas. Algunas veces llevaban patas de plata y oro. Los etruscos hicieron también lujosas camas parecidas a las de los griegos.

Las camas romanas, hasta la disolución de la República se caracterizaban por su enorme sencillez, después sobrepasaron en esplendor a las griegas y etruscas. En la época romana se recuperó la figura del colchón y se mejoró, añadiendo como relleno en principio paja y después lana de Mileto y finas plumas de ave con las que también rellenaban cojines y almohadas. En esta época destaca el uso del colchón como punto de reunión. El colchón servia para dormir por la noche, reclinarse o recibir visitas durante el día y tumbarse en él mientras se comía.

En la Europa Occidental, después de Jesucristo y hasta finales del s. XII , desapareció el lujo en las camas. En la época de Carlomagno como prueba de distinción se compartía la cama con el compañero de armas o con el huésped a quien se quería honrar, sin que la esposa del que recibía se marchara a otro lecho. En las camas se acostaban a veces toda la familia junta siendo por ello de tamaños muy grandes.

Durante los s. XII y XIII prácticamente todos los castillos y mansiones señoriales tenían camas, pero los dormitorios como tales no se configuraron hasta el s. XVIII. Hasta ese momento las camas estaban en la sala y se utilizaban durante el día como divanes. Por la noche se separaban con cortinajes. De esta forma apareció el dosel que colgaba de un armazón que se apoyaba en cuatro postes colocados en las esquinas de la cama. Durante la Edad Media las colgaduras indicaban la posición económica y las de las clases acomodadas tenían importantes bordados. Las camas también fueron aumentando de tamaño hasta que en el s. XV, adquirieron proporciones enormes sobretodo entre la realeza. La cama con dosel, incluido el cortinaje, siguió siendo habitual mucho tiempo después de que se pusieran de moda los dormitorios. La ostentación exagerada, que caracterizaba las camas de épocas anteriores, fue desapareciendo cuando se empezaron a fabricar camas en series al alcance de todas las clases sociales. El armazón de hierro fue introducido por los franceses a finales del s. XVIII y se erigió como modelo en muchos hogares europeos. Las camas de latón se hicieron en Inglaterra hacia 1830 y perduraron hasta comienzos del s. XIX

Fuera de Europa su evolución esta menos documentada pero parece que han sufrido menos cambios con el paso de los siglos. Los maoríes neozelandeses dormían en esteras hechas con corteza de maderas y los japoneses sobre colchones rellenos de algodón, futones enrollables que se apoyaban directamente sobre un suelo de tatamis hecho de paja de arroz prensada, viendo la armonía de sus cuerpos parece esta una buena costumbre que han sabido mantener hasta nuestros días como se puede comprobar al visitar los ryokanes.

En Nueva Guinea las camas eran de madera y tenían cabeceras talladas con cabezas humanas que vigilaban a los espíritus malvados. En algunas zonas de África el pie es la parte más importante de la cama.

En el continente americano, existían dos elementos básicos para dormir que aún subsisten y son; el petate y la hamaca. El petate designa una estera hecha de tiras entretejidas de hojas de palma que sirve para sentarse y acostarse sobre ella. La hamaca describe un lecho colgante, generalmente de red, con una malla abierta y suelta y algunas veces hecho con tela. Muy común en pueblos y ciudades ha sido también el catre de tijera que se compone de dos largueros y cuatro piezas cruzadas sobre los que se apoya cuando se despliega. El lecho suele ser de tela resistente o de cuerdas entrelazadas. En Argentina se ha utilizado tradicionalmente el catre de cuero.

A mediados de 1850 aparece el muelle cónico y se integra al colchón, naciendo así el colchón de muelles actual que poco a poco se fue perfeccionando, por ejemplo se enfundaron cada uno de los muelles que componían un colchón en un saco de tela individual para evitar así el ruido. Se diseñó también en esta época un colchón de agua exclusivo para evitar la aparición de úlceras en los enfermos hospitalizados durante largo tiempo. Sin embargo pese a estos sistemas el colchón de lana fue habitual en Europa hasta bien entrado el siglo XIX y persistió porque el colchón de muelles resultaba caro. En Alemania utilizaban también como relleno de los colchones el crin de caballo. Poco a poco las ventas de colchones de muelles aumentaron hasta llegar al Beautyrest, un colchón de muelles comercializado en EEUU que se apoyaba en el testimonio de grandes genios de la época como Edison, Henry Ford o Marconi.

A partir de la década de los 30 apareció el colchón de látex. Sin embargo su uso se vio acotado por su alto precio en comparación con el de muelles que se fue abaratando gracias a su producción mecanizada. Junto al látex también se crearon otros rellenos muy populares como la goma espuma de poliuretano. El colchón de picado de espuma se utilizó ampliamente durante la década de los cincuenta. En las últimas décadas se ha ido generalizando el colchón de látex. Hay dos tipos el látex 100% sintético que es un derivado del petróleo y el látex 100% natural que procede del árbol del caucho. Utilizándose también combinados con un porcentaje de látex natural y otro de látex sintético. Hasta la década de los noventa, la elección del colchón se debatía entre la firmeza de los muelles y la adaptabilidad del látex. Sin embargo, hacía tiempo que se conocía otro material, el viscoelástico, fruto de las investigaciones de la NASA para aliviar la presión del cuerpo. Entre sus propiedades están la adaptabilidad y la envolvencia que aporta al cuerpo durante el sueño, generando una especie de estado de ingravidez. Hoy en día el colchón viscoelástico esta en pleno auge y su consumo se acelera. Sin embargo este colchón solo marca un punto y seguido dentro de la particular historia del colchón.

En los momentos actuales envueltos por la gravedad de las crisis que nos obligan a introducir criterios de sostenibilidad en todo lo que producimos y consumimos el viscoelástico como material sintético 100% que es, una espuma de poliuretano con un coste medioambiental elevadísimo tiene difícil su supervivencia. Aunque es cierto que en la búsqueda por nuevos materiales respetuosos con el medio ambiente, algunos laboratorios europeos han eliminado hasta un 30% de componentes derivados del petróleo y los han sustituido por otros de origen vegetal, el viscoelástico de última generación tiene todavía un elevadísimo porcentaje de componentes derivados del petróleo y a pesar de que estas aportaciones recientes son bienvenidas no son suficientes para justificar el producto. El petróleo es un recurso natural escasísimo que tiene una vida ya muy limitada por haberlo explotado sin medida durante todo el siglo pasado, nos toca ahora reinventar modelos sostenibles de descanso o quizá volver la vista a aquellas culturas como la japonesa que han sabido cuidar este sin alejarse de los criterios que les permiten mantener el hilo de conexión con lo que resulta más natural y sencillo.

Cómo van a ser el colchón y las camas del futuro esta por ver pero lo que parece claro es que tendrá que cumplir los requisitos que nos marque una disciplina que empieza a despuntar, la nueva ecología industrial que estudia el impacto medioambiental, el impacto sobre la salud y el impacto social de toda la cadena de producción de un producto determinado en todo su ciclo vital desde la fabricación hasta la eliminación. El “cuanto más barato mejor ” va a ser sustituido por el “más sostenible mejor, más sano mejor y más humano mejor”. En este nuevo paradigma que se abre debemos comprender que lo esencial va ser conseguir hacer las cosas cada vez más sencillas y que será necesario recuperar el amor y empatía por la naturaleza que perdimos al enamorarnos de la vida urbana.

En lo que respecta a la cama y colchón del futuro estoy segura que el camino va a ser la vuelta a los elementos naturales como la madera para las bases de camas y el látex natural y las fibras naturales para los rellenos de los colchones, la creatividad consistirá en saber aprovechar al máximo los recursos naturales sin explotarlos más allá de lo necesario, y en descubrir nuevos usos de materiales que siempre han existido pero quizá no los hemos analizado en toda su profundidad.

Autorizamos la utilización de este artículo, sólo si se publica su origen.
Creado y publicado por Haiku-Futon®

http://www.haiku-futon.com/

Descargar artículo sobre la cama en el pasado, presente y futuro en formato PDF Descargar artículo sobre la cama en el pasado, presente y futuro en formato PDF

Distinguir la madera maciza o madera noble de los chapeados

Distinguir una madera maciza de un chapeado.


La madera maciza como elemento de una economía sostenible.

Macizo significa: sólido – duradero – puro – sin mezcla – pesado – lleno (no hueco). Con ello ya podemos hacernos una idea del significado de madera maciza.

El material de la madera es natural, “puro”, “sin mezcla” y reelaborado en forma de objetos para la vivienda posee un alto valor debido a su durabilidad. Se trata de muebles que con los años aumentan en belleza. Si alguna vez sufre un daño alguna vez puede repararse o restaurarse, lo cual compensa el posible derroche de material. Es evidente que tales muebles no solo no aumentan innecesariamente nuestros vertederos de basura, sino que constituyen una alternativa a los productos seriados de corta vida. También, cada vez, juega un papel mas importante el rechazo al empleo de posibles productos nocivos en los muebles de materiales artificiales, cuyo riesgo es muy inferior o pude incluso descartarse en el empleo de madera maciza.
Lentamente se esta imponiendo una nueva forma de ver las cosas. El mueble de madera maciza, camas, sofás camas, mesas y sillas, facilita esta reflexión, ya que gracias a su estructura y a su dibujo de aguas natural desprende calor, vitalidad y una atmósfera personal.

Para la construcción de estos muebles se requieren tanto diseñadores como técnicos. Cualquier diseñador hábil reconoce el rico campo de acción que se abre frente a él y sabe que una estructura de acabado visible es algo más que un elemento decorativo. No obstante, solamente cuando esta conserva su función original se cumple este requisito

La versatilidad de la madera maciza, originada por la riqueza de matices de la naturaleza, permite aplicaciones casi infinitas: una madera finamente estriada puede emplearse en contraste con otra bellamente veteada, y las nudosidades pueden constituir un centro de atención cuando son trabajadas de forma sugestiva.

Los muebles de madera maciza son un valor seguro que resiste muy bien el paso del tiempo y nos llevan a una cultura en la que la belleza, la calidez y la sencillez nos conquistan y nos envuelven. El mueble de madera te invita a relacionarte con el de una forma activa, admirando y alimentando su belleza con sus cuidados. Utilizar la cera sobre la madera de vez en cuando es la mejor manera de cuidarla dejando así que el paso del tiempo sobre ella sea una ventaja en lugar de un inconveniente.

En Haiku-Futon fabricamos exclusivamente con madera maciza todos nuestro muebles: camas, sofás-camas, mesillas, mesas y cómodas.

Lo que mas diferencia un mueble de madera maciza de otro chapeado, o hecho con aglomerados chapeados es la manera en la que envejecen, hoy en día el mercado esta lleno de maderas chapeadas, que son vendidas como macizas, que en un principio por sus diseños y buenos acabados resultan de una belleza adecuada, sin embargo el paso del tiempo los castiga pronto revelándose todas sus carencias.

Creo que es importante recuperar el valor de una cultura en la que las cosas se hacían para toda la vida y se cuidaba de ellas en contraste con la cultura del sinsentido de comprar compulsivamente lo barato para usarlo poco y tirarlo pronto y volver a comprar. Hoy ya hay demasiados indicios para darnos cuenta que no nos podemos permitir actos tan inconscientes, es urgente recuperar el criterio de valorar y cuidar aquello que adquirimos.

Autorizamos la utilización de este artículo, sólo si se publica su origen.
Creado y publicado por Haiku-Futon®

http://www.haiku-futon.com/

Descargar artículo sobre la Madera maciza, Madera noble en formato PDF Descargar artículo sobre la Madera maciza, Madera noble en formato PDF

Lista de precios futones y fundas

Este es un listado resumido de la tarifa de futones y fundas para su consulta.
Todos nuestros artículos llevan incluida la opción para adquirirlo con su precio detallado.

Futones            090  105  120  140  150  160  180cm. Grueso
Futon Fino         210€ 227€ 250€ 275€ 303€ 329€ 402€   9cm.
Futon Normal       260€ 285€ 310€ 332€ 375€ 395€ 505€  12cm.
Futon Fino+látex5  253€ 287€ 325€ 372€ 401€ 415€ 495€   9cm.
Futon Doble        359€ 397€ 438€ 478€ 531€ 559€ 698€  13cm.
Futon Doble+látex5 404€ 457€ 510€ 563€ 618€ 636€ 748€  14cm.
Futon Látex5       306€ 344€ 385€ 441€ 474€ 491€ 587€  13cm.
Futon Látex10      406€ 454€ 499€ 602€ 644€ 679€ 795€  14cm.

Fundas             090  105  120  140  150  160  180cm.
Normal              45€  51€  58€  64€  70€  75€  83€
Ajust               45€  51€  58€  64€  70€  75€  83€

Descripción de los futones: Los futones son de algodón (alg.) 100%.
(todo el látex es 100% natural con certificado ECO. Ver Certificados)

Futon Fino:          9cm. de algodón
Futon Normal:       13cm. de algodón
Futon Fino+látex5:   9cm. 1 capa de 5cm látex resto alg.
Futon Doble:        14cm. 2 futones independientes de 7cm alg.
Futon Doble+látex5: 14cm. 2 futones 1 con 1 capa de 5cm látex
Futon Látex5:       13cm. 1 capa de 5cm látex resto alg.
Futon Látéx10:      14cm. 1 capa de 10cm látex resto alg.