Sobre los tatamis

Ecodiseño

En Haiku-Futon entendemos que una de las más innovadoras herramientas de cambio es la metodología del ecodiseño que se define como la integración de los aspectos medioambientales en el diseño del producto con el fin de mejorar su comportamiento medioambiental a lo largo de todo su ciclo de vida.

En el análisis del ciclo de vida de los productos se encuentra la clave del ecodiseño. William McDonough y Michael Braungart popularizaron así el concepto de “Cradle to Cradle” en contraposición al concepto de la cuna a la tumba propia de los procesos de producción y consumo de final de tubo.

Como explican ellos la revolución industrial se hizo bajo el credo de más, más, más, más trabajo, más personas, más productos, más negocios, más mercados. Fue una revolución económica provocada por el deseo de aumentar el capital, se buscaba la eficiencia y esto supuso cambiar el trabajo manual por el de mecanización eficiente. Los diseños se limitaban a lo práctico, lo provechoso, lo eficiente y lo lineal. La industria se enriquecía convirtiendo los recursos en productos que se venden y se arrojan a algún tipo de tumba cuando al de poco tiempo dejan de ser útiles. Los diseños de la cuna a la tumba dominan la fabricación actual. El objetivo de la eficiencia lleva a producir con el mínimo tiempo, el mínimo esfuerzo y al menor coste.

La cumbre de Rio1992 dio luz a la “eco-eficiencia”, esta trasformaría un sistema que produce y tira en otro que integra preocupaciones económicas ambientales y éticas. Se trataba de hacer más con menos y surgieron así las “3 Rrs”: reducir, reutilizar y reciclar.

William McDonough y Michael Braungart han ido más allá dejando de lado el antiguo modelo producto-desecho y su unida “eficiencia” y asumiendo el reto de ser “efectivos”. Su concepto de la efectividad significa trabajar sobre las cosas correctas, en lugar de hacer que las cosas incorrectas sean menos malas. Una vez de que estas haciendo las cosas correctas entonces si tiene sentido hacerlas bien con la ayuda de la eficiencia entre otras herramientas. Cuando se trabaja bajo el prisma de la “eficiencia” se busca alargar el ciclo natural de vida del producto y no ya reciclar sino supraciclar, reconvirtiéndolos al final de su vida en algo de mayor valor, en nutrientes o abonos, eliminando así la idea de residuo o basura inexistente en la naturaleza.

El concepto de “Cradle to Cradle” propone un nuevo diseño de productos y procesos en un sistema que adopte una estrategia para el cambio, más allá de la “eco-eficiencia”, la estrategia de la “eco-efectividad”.

“Cradle to Cradle” se ha constituido también como marca que certifica los productos cuyo análisis del ciclo vital dirige su enfoque hacia el ecodiseño.

Los criterios de certificaciones se concentran en las características de sostenibilidad de los materiales, productos y sistemas. Evalúa los impactos de los productos sobre la salud y medioambiente. Mide la capacidad del producto para ser reciclado o usado como abono sin entrañar peligro. Cuantifica la calidad de la energía y la cantidad de agua que se utiliza para crear un producto. Valora la responsabilidad social de los fabricantes.

En la biosfera coexisten todos los ecosistemas naturales en un equilibrio delicado pero eficaz y efectivo. En la naturaleza todo tiene una razón de ser, no existe el concepto “residuo” lo que hace al sistema natural autosuficiente, sostenible y perfectamente diseñado.

Nuestro compromiso

En Haiku-Futon nuestro compromiso con el ecodiseño nos lleva a desarrollar la estrategia de la “eco-efectividad” para ir en el camino de “Cradel to Cradel” y esta estrategia la plasmamos en tres reglas básicas.

  • Elegir cuidadosamente las materias primas según el criterio de su sostenibilidad. Utilizamos así la madera maciza porque es el único material que cumple la doble función de almacenar el CO2 previamente adsorbido por los árboles y al mismo tiempo reducir las emisiones de CO2 a la atmosfera. A lo largo de su ciclo de vida la madera apenas consume energía y al final de él se convierte en nutriente para el suelo. Por ello es un material ejemplo de sostenibilidad.
  • Utilizar los recursos locales es una práctica indiscutible de sostenibilidad, por ello en Haiku-Futon el 90% de la madera de todos nuestros muebles es del País Vasco y de Europa, principalmente de Francia, país vecino.
  • Diseñar los productos para su durabilidad, tratando de alargar su ciclo de vida lo más posible y acabar así con la cultura de usar y tirar tan presente en nuestra sociedad desde hace tan solo unas décadas, pero tan firmemente asentada que parece a muchos algo normal, consustancial y necesario en nuestra sociedad y progreso. Estos hábitos son una causa importante del agotamiento de nuestros recursos. El lema para nuestros muebles es que son “para toda la vida” y para ello los diseños son atemporales, fáciles de montar y desmontar, de forma que resulte sencillo una posible reparación de piezas concretas que se desgasten o rompan con el uso prolongado y versátiles para que puedan adaptarse a usos diferentes según las distintas necesidades y circunstancias de la vida. Es importante entender también que para que las cosas duren mucho tiempo tenemos que aprender a cuidarlas.

En Haiku-Futon sabemos que trabajar en el ecodiseño es un bonito y largo camino que tenemos que ir desarrollando, recorriendo y compartiendo con todos aquellos que tengan interés en ello, porque queremos participar activamente como empresa en la creación de una sociedad mejor.

 

Autorizamos la utilización de este artículo, sólo si se publica y enlaza su origen.

  • www.haiku-futon.com/

 

Cama tatami, ¿Tatamis en la cama?

Cama tatami, cama japonesa, ¿es necesario añadir tatamis a la cama?:

Todas las camas de tatami son camas que están diseñadas y preparadas para incorporar tatamis en la base, aunque también pueden no llevarlos. Todas las camas de tatamis de nuestro catálogo sirven para cualquier tipo de futon o colchón, llevan un somier de madera maciza incluido y no son necesarios los tatamis, son opcionales.

Solamente son necesarios los tatamis en la cama cuando tenemos espacio para poder colocar una cama de una medida igual o superior a 160cm. de ancho.

En la cama japonesa de tatami, es bonito y práctico dejar un espacio visible de tatami, es decir colocar un futon o colchón que no cubra toda la superficie, de forma que el espacio libre haga de banco o mesilla y ofrezca una estética diferente. El Tatami de Haiku-Futon es de origen japones, elaborado con materiales 100% naturales: corazón de paja de arroz recubierto por una suave estera de Igusa de bambú con certificado sanitario

El tatami no es un somier, y no permite una aireación suficiente para el futon o colchón, pero sí es muy agradable de estar sobre él. Por lo que es ideal en camas de 180cm. o de 210cm. de ancho, ya que, una vez retirado el futon (doblándolo en dos o tres partes hacia la cabecera), permite aprovechar el espacio de la cama para otras actividades como: estiramientos, relajación, masaje, estudio… Por lo cual, aunque coloquemos una cama de un ancho que ocupe la mayor parte de la habitación, resultará un espacio al que se le podrá dar una segunda utilidad.

Comprar cama tatami, cama japonesa

Mdelos de camas pa

ra poner tatami:

Tatamis – Tatami: cuidados y mantenimiento

Los tatamis o tatami es un producto sorprendentemente duradero y fácil de limpiar, requiriendo sólo de un trapo o un aspirador con cepillo incorporado. Es bueno cepillar los tatamis con un cepillo suave de ropa siempre en el sentido de la fibra de igusa.
Lo principal es que mantenga el tatami siempre alejado de la humedad por eso si se utiliza el colchón o futon directamente sobre el tatami lo mejor es elevar este un poco del suelo con una base de madera para facilitar su aireación, y si se utiliza el colchón o futon sobre el tatami dejando este directamente apoyado en el suelo conviene retirar a menudo el futon dejándolo separado o un poco retirado del tatami para que en no quede nunca humedad retenida.

Cuidados periódicos

  • Pasa un trapo húmedo por su superficie con regularidad.
  • Cuando pases el aspirador, mueve el cepillo en la dirección del junco.
  • Levanta los tatamis una vez al año para que puedan airearse bien.

Cuidados especiales

Si los muebles hacen una hendidura en el tatami:

  • Rocía el agujero con agua y plánchalo con una toalla mojada.

Si el tatami se mancha con tinta:

  • Enjuágalo con leche, a continuación absórbelo con una bayeta. Repite la operación si es necesario.

Si el tatami se mancha con aceite:

  • Empapa el aceite con harina ó talco, al cabo de poco rato límpialo con el aspirador.

Si el tatami se mancha con carboncillos ó pinturas:

  • Raspa suavemente con una bayeta humedecida y sécalo con un paño seco.

Si el tatami se mancha con un rotulador:

  • Límpialo con un limpiador de esmalte para las uñas.

Si se mojara el tatami con gasolina, queroseno u orina:

  • Empápalo con sal ó harina y rápidamente pasa el aspirador. Después enjuágalo muchas veces con una tela apretada y retorcida.

Si el tatami se quemara:

  • En caso de que la quemadura sea pequeña, pon Celo (cinta adhesiva) para evitar así que no se haga más grande.

Si el tatami empezara a enmohecerse por tener humedad retenida durante mucho tiempo:

  • Levántalo del suelo, deja que se airee durante unos días, límpialo suavemente con un cepillo, humedece la parte afectada con un poco de alcohol y a continuación sécalo bien con una tela de algodón.

El Tatami clásico Japonés, y la cama japonesa de Tatamis

El Tatami clásico japonés, la cama de tatamis japonesa, el tatami como suelo, uso del tatami desde su origen hasta nuestros días. Mantenimiento del tatami.

En Haiku-Futon llevamos 20 años importando los tatamis y adecuándolo a nuestro estilo de vida. Desde el principio diseñamos y creamos un estilo natural y elegante de camas japonesas de tatamis que tienen una belleza singular.
Nuestros tatamis naturales están compuesto de una espesa capa de paja de arroz, son los tatamis clásicos de paja de arroz, recubiertos por una suave estera de Igusa de bambú. En Haiku-Futon garantizamos que todo el material de los tatamis que suministramos es de origen Japonés , allí se recoge, se seca debidamente respetando los tiempos naturales y se somete a un tratamiento natural para garantizar que no quede ningún tipo de bacteria. Aportamos un certificado biosanitario del tratamiento aplicado. Para su manufacturación el material se lleva a Taiwán donde se elabora siguiendo las técnicas tradicionales.

Uso actual del Tatami Japonés

EN Haiku-Futon, actualmente disponemos de 5 medidas de tatamis 70×200, 80×200, 90×200, 90×180 y 90x90cm. Con ellas podemos ofrecer camas de todas las medidas 140, 150, 160, 180 y 210cm. En las camas japonesas de tatamis lo bonito es dejar un espacio de este libre, es decir colocar un colchón que no cubra toda su superficie de forma que el espacio libre te haga de banco ó mesilla y ofrezca una estética diferente.
Así en las camas de 140 y 150cm. está bien colocar colchones individuales de:090-105-120cm. Y las camas de 180 y 210cm. permiten ir a colchones de:140-150-160 y hasta 180cm.

Las camas japonesas de tatamis

Las camas japonesas de tatamis son normalmente muy bajitas, apenas se levantan unos centímetros del suelo, lo justo para posibilitar una buena respiración a este y por ello invitan también a utilizar futones finos de algodón y látex que permiten ser recogidos fácilmente a modo de sofá y liberar así el espacio de tatami para ser utilizado como suelo en el que se pueden practicar cualquier trabajo corporal como yoga, shiatzu, estiramientos ó simplemente trabajar sobre él con una mesa baja. Por eso las camas de tatamis te conectan con la esencia de la estética japonesa, que con una simplicidad casi ascética revela una cultura mileneria, donde la existencia en armonía con la naturaleza se refleja de un modo muy concreto, donde la forma es el vacío y este cobra un valor estético también.

Cama Tatami, Cama japonesaEl tatami verde esta compuesto por paja de arroz viva que todavía durante todo el lento proceso que constituye su secado y que puede durar unos años sigue realizando el proceso de fotosíntesis por el cual se libera oxigeno hacia la atmósfera. Los tatamis por esta razón se puede decir que ionizan el ambiente. El color del tatami va pasando del pajizo verdoso al principio al amarillo pajizo con el paso de los años. Es importante que al recolectar la paja se deje un tiempo de secado que suele ser un año de forma que esté todavía un poco verde para que este vivo pero suficientemente seco para garantizar que no pueda haber ningún parasito. Los japoneses son muy cuidadosos y aseguran una fumigación ecológica antes de su confección con lo que posteriormente ya no hace falta ningún tratamiento de este tipo. En Haiku-Futon aseguramos que todos nuestros tatamis llegan con el punto de secado adecuado.

El tatami mantiene siempre una temperatura aún más calida que la madera y tiene un punto de dureza parecido a la tierra por lo que es también un suelo muy acogedor, por ello también lo usamos para cubrir superficies enteras de habitaciones ó espacios grandes simplemente colocando unas piezas junto a otras. Cada pieza de tatami pesa unos 25kg por lo que quedan bien asentadas. Los zapatos ó incluso las zapatillas no se deben usar sobe el tatami. Por su calidez y punto de dureza resulta muy agradable andar ó sentarse sobre él.
El igusa ó esterilla que lo recubre tiene la propiedad de repeler el polvo.

Mantenimiento del Tatami clásico Japonés

El tatami clásico Japonés es sorprendentemente duradero y fácil de limpiar, requiriendo solo un trapo o un aspirador con cepillo incorporado. Es bueno cepillarlo también con un cepillo suave de ropa siempre en el sentido de la fibra de igusa. En muchos lugares los tatamis son aireados y secados una vez al año en la primavera, esta tradición no esta mal tenerla como referencia. Si se utiliza el colchón sobre el tatami lo mejor es elevar este un poco del suelo con una base de madera para facilitar su aireación y si se utiliza directamente en el suelo conviene retirar a menudo el futon dejándolo como hemos dicho antes en forma de sofá para que el tatami no quede nunca mucho tiempo con humedad retenida.

Origen y tradición del tatami clásico Japonés

En la casa japonesa los tatamis se usan como superficie para sentarse, dormir ó andar sobre ella. Suficientemente ligeros como para ser transportados por un adulto, los tatamis se componen de un corazón de paja de arroz y un tejido de igusa que lo recubre. Dos bordes de tela protegen los laterales. Los tatamis han evolucionado a lo largo del tiempo, al principio comenzaron siendo muy finos, se podían doblar y en ellos las personas se sentaban ó dormían. Más tarde se fueron añadiendo capas al corazón de paja adquiriendo así mayor confort. Cuando se colocan varios tatamis juntos, hay que tener en cuenta la forma en que se refleja la luz en ellos, según sea unos tatamis estarán mas claros que otros en la misma habitación, esto añade riqueza de matices y belleza.

El tatami se contempla normalmente como superficie para estar sentado ó echado pero también se utiliza para ofrecer una superficie elevándola un poco del resto del suelo a modo de tarima sobre la que se coloca algo que quiere resaltar, normalmente en la esquina de un cuarto, esto pueden ser arreglos florares ó ciertas cerámicas.
Apilando 2 ó 3 tatamis se puede crear un banco.

El tatami es el único material de suelo que se fabrica solo en Japón, por eso es para algunos un símbolo de todas las cosas japonesas.

El fabricante de tatamis recoge la paja de arroz, pero solo los tejerá un año más tarde. Es importante que se asegure un buen secado de la misma.

Tuerce la paja de arroz en haces de 2cm de diámetro, los dispone en capas y las entremezcla, 7 capas de paja de arroz pueden así armarse juntas, luego comprimidos para alcanzar un grosor de 6cm. sobre una superficie media de 180cm de longitud por 90cm de anchura. Por último, el “cuerpo” del tatami se embala o en una tela, o en una trenza de junco tejido, el igusa, que da una superficie dura y brillante sobre el lado expuesto del tatami. Se termina confinándolo sobre las 2 longitudes por bandas de tejido amplias de cerca de 3 cm.

La palabra tiene su origen en el verbo japonés tatamu, doblar expresa la idea de cosas que se doblan y apilan. Desde que la paja de arroz y otras fibras se usaron para cubrir el suelo, doblándose y apilándose estas cubiertas fueron desarrollándose en un tipo de mat.

Lo que llamamos tatamis hoy en día, por su tamaño y forma parecen haber sido concebidos como camas. El cambio de okitatami mats que se colocaban aquí ó allá en el cuarto, por los tatamis mats que cubren totalmente el suelo ocurrió en el siglo XV en el estilo de las casas de los samuráis.

Con esta combinación de 3 funciones básicas- como cama, como asiento apilándolos ó como suelo cubriendo todo el espacio, los cuartos de tatamis se consideraron un producto acabado. Más tarde fue ampliamente difundido y sobrevivió hasta nuestros días.

De acuerdo con un viejo dicho japonés; medio tatami para sentarse y un tatami para dormir, la medida estandarizada fue la de 90 x 180 que corresponde a las dimensiones del cuerpo humano. Esta medida se convirtió en una regla social para ajustar todo lo posible las medidas de la casa, convirtiéndose en una medida tradicional de carpintería sobre la que se ajustaban los distintos cuartos de la casa, sustituyéndose el sistema métrico por el 90 x 180 ó shaku. En 1959 se abandono de nuevo la medida oficial del shaku por el sistema métrico.

Comprar tatami japonés clásico en nuestra tienda online

Estructura para elevar Tatamis – Básico

1 - Basico tatamis o tatami elevado del suelo

La estructura para elevar los tatamis del suelo, es muy conveniente para que estén en las mejores condiciones. La parte inferior de las patas está realizada madera de haya maciza y las láminas en pino Norte. Madera de haya de origen y con legislación Europea. Los tatamis no están incluidos en el precio. Mueble fabricado […]

Tatami

1 - Tatamis con silla tatami

El tatami está compuesto de una espesa capa de paja de arroz, el corazón de lo tatami sigue vivo hasta que se seca del todo, sigue realizando el proceso de la fotosíntesis por el que se libera oxigeno a la atmosfera. Los tatamis por esta razón se puede decir que ionizan el ambiente. Están recubiertos […]

Tatami marco

1 - Tatami marco cudrado de 270x270cm

Completamente realizado en madera de haya maciza. Madera de haya de origen y con legislación Europea. El marco para tatami es un elemento de acabado, decorativo y a la vez sirve como protector de los bordes de los tatamis. Mueble de fabricación propia. Garantía 5 años. Ver Garantía Diseñado, fabricado y vendido directamente por Haiku-Futon. […]

Tatami protector

1 - Tatami protector enrollable

La fibra natural de Igusa se obtiene de una planta muy parecida al arroz, cuyo nombre es tan antiguo como su origen en Japón hace más de mil años. Se siembra justo antes del comienzo de la estación de las lluvias para recolectarse seis meses después. Nuestros modelos de gozas (tatamis plegables), esterillas, zafus y […]

Autorizamos la utilización de este artículo, sólo si se publica su origen.
Creado y publicado por Haiku-Futon®

http://www.haiku-futon.com/

Descargar artículo sobre el Tatami Japonés en formato PDF Descargar artículo sobre el Tatami Japonés en formato PDF