Tatamis – Tatami: cuidados y mantenimiento

Los tatamis o tatami es un producto sorprendentemente duradero y fácil de limpiar, requiriendo sólo de un trapo o un aspirador con cepillo incorporado. Es bueno cepillar los tatamis con un cepillo suave de ropa siempre en el sentido de la fibra de igusa.
Lo principal es que mantenga el tatami siempre alejado de la humedad por eso si se utiliza el colchón o futon directamente sobre el tatami lo mejor es elevar este un poco del suelo con una base de madera para facilitar su aireación, y si se utiliza el colchón o futon sobre el tatami dejando este directamente apoyado en el suelo conviene retirar a menudo el futon dejándolo separado o un poco retirado del tatami para que en no quede nunca humedad retenida.

Cuidados periódicos

  • Pasa un trapo húmedo por su superficie con regularidad.
  • Cuando pases el aspirador, mueve el cepillo en la dirección del junco.
  • Levanta los tatamis una vez al año para que puedan airearse bien.

Cuidados especiales

Si los muebles hacen una hendidura en el tatami:

  • Rocía el agujero con agua y plánchalo con una toalla mojada.

Si el tatami se mancha con tinta:

  • Enjuágalo con leche, a continuación absórbelo con una bayeta. Repite la operación si es necesario.

Si el tatami se mancha con aceite:

  • Empapa el aceite con harina ó talco, al cabo de poco rato límpialo con el aspirador.

Si el tatami se mancha con carboncillos ó pinturas:

  • Raspa suavemente con una bayeta humedecida y sécalo con un paño seco.

Si el tatami se mancha con un rotulador:

  • Límpialo con un limpiador de esmalte para las uñas.

Si se mojara el tatami con gasolina, queroseno u orina:

  • Empápalo con sal ó harina y rápidamente pasa el aspirador. Después enjuágalo muchas veces con una tela apretada y retorcida.

Si el tatami se quemara:

  • En caso de que la quemadura sea pequeña, pon Celo (cinta adhesiva) para evitar así que no se haga más grande.

Si el tatami empezara a enmohecerse por tener humedad retenida durante mucho tiempo:

  • Levántalo del suelo, deja que se airee durante unos días, límpialo suavemente con un cepillo, humedece la parte afectada con un poco de alcohol y a continuación sécalo bien con una tela de algodón.

Deja un comentario